Caracterización del habitante de calle

La Fundación Niños de los Andes en su afán por optimizar sus servicios y en consonancia con su Misión y Visión se ha puesto a la tarea de investigar sobre la caracterización de las personas beneficiarias del servicio de la Labor de Calle y Patrullas de Rescate. Por tal razón, se planteó e inicio la investigación que a continuación se indica:

Título

Caracterización de Personas que Hacen de la Calle su Hábitat o Alternativa de Supervivencia, con permanencia continua o parcial en la ciudad de Bogotá y municipios anexos y propuesta de abordaje.

Objetivo

viñeta

Caracterizar al habitante de calle y sus familias en Bogotá y municipios anexos, con el fin de identificar la estructura y funcionamiento familiar y las causas psicosociales que llevan a sus miembros a tomar la calle como alternativa de modus vivendi.

viñeta

Determinar las necesidades más apremiantes del habitante de calle y observar la pertinencia que la Fundación puede tener en su satisfacción.

viñeta

Crear un modelo de intervención en la problemática del Ciudadano y Ciudadana de Calle a través de la Metodología VJA (Ver-Juzgar-Actuar).

Proceso

1. Observar problemática
2. Elaborar Marco Teórico
3. Diseñar Instrumento de Medición
4. Capacitar a Patrulleros para la aplicación del instrumento
5. Validar el instrumento
6. Aplicar Instrumento definitivo
7. Tabular los datos y Elaborar la Caracterización
8. Definir plan de intervención con el habitante de calle.

Hasta la fecha hay aplicados 1995 instrumentos y se espera que al final del proceso se tengan aplicados 2.300 instrumentos para lograr una adecuada caracterización.
En cuanto al ciclo evolutivo se ha encontrado que el 42% de los habitantes de calle pertenecen a la edad adulta mientras que el 45% son niños. Los adolescentes no poseen representatividad alguna ya que estos se encuentran inmersos en otros aspectos de la sociedad y su permanencia en calle sería riesgosa.

En cuanto al sitio de residencia temporal o parcial, se determinó que un 73% de los pobladores de calle tienen su asentamiento en la Localidad de Ciudad Bolivar, una zona ubicada al sur oriente de la capital con una excelente red de servicios que posiblemente no es bien utilizada, conocida o participada.

En cuanto a la permanencia que tiene el habitante de la calle en la ciudad de Bogotá, se ha observado que el 41% se encuentra distribuido por la carrera 15 desde la calle 72 hasta la calle 116 en el norte de la ciudad, mientras que un 38% se encuentran ubicados en la Avenida de las Américas con la Avenida Primero de Mayo. Esto se debe a que se encuentra en este sector una gran cantidad de establecimientos públicos que permiten una mayor accesibilidad a la actividad del rebusque de los habitantes de la calle. Aunque la permanencia sea en estos sitios, al finalizar su jornada se desplazan a residencias o casas ubicadas en Ciudad Bolívar tal como se anotó anteriormente.

Uno de los principales motivos por los que la persona ha asumido la calle como su hábitat de supervivencia es por la fuertes desestructura y disfuncionamiento que las familias presentan y que hacen que el sistema familiar no sea atractivo para sus miembros y que por lo tanto busque apoyo, soporte, comprensión y refugio en otras estancias que desafortunadamente terminan siendo las calles. Otro de los factores que ocupa un rubro importante es el factor económico que hace disgregar a la familia y la convierte en un motivo de estancamiento más que en un movilizador del propio proceso personal.

En cuanto al modo de subsistencia en la calle, se ha encontrado que el principal medio es el rebusque, que significa el limpiar vidrios de carros detenidos en los semáforos, limpiar farolas, vender dulces, realizar acrobacias, robar, atracar, etc. Otra franja importante de actividad la ocupa el reciclaje que actualmente se ha venido convirtiendo en una forma imperante de ganarse la vida, donde colabora la familia completa y de alguna manera se ha convertido en un motivo de cohesión del sistema familiar.

En cuanto a la red de apoyo social, esta no es conocida o no es utilizada. Sin embargo, existen servicios como los eclesiales que vienen siendo utilizados constantemente así como instituciones como la Cruz Roja o Misión Bogotá. Los Centros Operativos Locales se constituyen también en una buena alternativa para utilización de los servicios así como los patios creados por el Padre Javier de Nicoló. Es importante observar que estos servicios mal dirigidos o mal orientados hacen que el habitante de la calle se acostumbre a vivir de la misma manera ya que el aspecto asistencial los convierte en personas cómodas y poco productivas para sí mismos, la familia o la sociedad.

En cuanto al estado actual en el que se encuentran al momento de ser visitados, se ha encontrado que el estado de salud es deficiente ya que no poseen apoyo del estado para su cuidado o a pesar de existir el SISBEN , Sistema Nacional de Bienestar, este no es utilizado de la mejor forma. En cuanto al estado de ánimo, este se encuentra bastante deteriorado, con fuertes niveles de depresión que han sido aprehendidos durante su permanencia en calle. En cuanto a la receptividad que el habitante de la calle presenta hacia la Fundación, esta es excelente abriendo siempre las puertas de su situación y dejando ser ayudados o atendidos.

Sus principales necesidades sentidas (no reales) son la de vivienda y la de empleo, seguida de la necesidad de salud. La necesidad de ropa y alimento no es tan fuerte en la medida en que esta se consigue de manera más fácil.

Los anteriores son algunos de los resultados parciales de la investigación que se está llevando a cabo. Se espera emitir un documento sustentado, ampliado y fortalecido que permita un mejor actuar de la Fundación frente a la problemática de la calle.